Tu ropa contamina

Tu ropa contamina
Tu ropa contamina. Para confeccionar tus jeans se necesitan 7.500 litros de agua, cantidad que equivale al promedio que bebe una persona en 7 años.

Según la ONU tu ropa contamina.  La industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta: contamina más que todos los vuelos y transportes marítimos internacionales juntos.

La moda ya no hace 2 colecciones al año (invierno verano) sino que algunos casos hasta 6 colecciones anuales. La profesora Judit Barrullas, de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya, UOC, es enfática. “Vivimos en una sociedad meramente consumista y todo este consumo excesivo provoca altos niveles de contaminación. ”De hecho, el consumidor compra un 60% más de ropa que hace una década, y una pieza se utiliza diez veces antes de ser tirada. Según el informe de la ONU “el fenómeno fast-fashion, junto con el hiperconsumismo, ha generado nuevos comportamientos, hábitos de consumo y estilos de vida. Todo esto ha llevado a una “situación que no es sostenible”, alerta Barrullas.

En países como Suecia, con alta conciencia medioambiental, ha surgido un fenómeno bautizado como köpskam, entendido como ‘la vergüenza de comprar’. Este comportamiento busca reducir la compra de ropa por su alto coste climático y por la irresponsabilidad ecológica de seguir los dictámenes de la moda. Porque ya lo sabes: tu ropa contamina.

No solo crece el köpskam. En varios países se ha instaurado el movimiento no buyyear, que anima a la gente a no comprar ropa durante un año. Compromiso que se hace con el fin de ser conscientes de la falsa necesidad de comprar con tanta frecuencia. “Las marcas deberán adaptarse a la tendencia de no consumir por consumir y la industria deberá producirse a partir de fibras y materiales ecológicos”. Según un estudio de Nielsen de 2015, un 66% de la población millennial mundial se muestra dispuesta a comprar piezas con la etiqueta sostenible a pesar de tener que pagar más.

Fte.  el economista
Martín Opazo

Síguenos en Twitter