El periodismo ambiental recibe premio

El periodismo ambiental recibe premio
“Cuando hablamos del clima ya no sólo hablamos del aumento de la temperatura, hablamos de causas y soluciones, de las medidas para cambiar el modelo energético. La información ambiental nos remite al anhelo de un cambio social profundo que solucione estos problemas ambientales, que son el elemento que delata nuestro comportamiento con el entorno”.

El periodismo ambiental recibe premio. Antonio Cerrillo, corresponsal de La Vanguardia, fue reconocido con el premio a la Difusión del Conocimiento y Sensibilización en Conservación de la Biodiversidad en España. “Por ser uno de los periodistas pioneros y una referencia clara del mejor periodismo ambiental” (…) “durante los últimos 30 años y maestro de las nuevas generaciones”. El jurado valoró que haya combinado “la atención de temas de conservación locales con la cobertura de las grandes cuestiones de la agenda medioambiental global.” Y todo ello, destaca el jurado, “con un gran sentido crítico y divulgativo, independencia, objetividad y coherencia”.

Antonio Cerrillo (La Rambla, Córdoba) es uno de los pioneros en periodismo ambiental en España. A lo largo de su trayectoria ha abordado numerosos temas como la conservación de la biodiversidad, el cambio climático, la destrucción de la capa de ozono, o los grandes problemas ambientales que afectan particularmente a España y a Catalunya, como son todos los relativos al agua o los residuos. Buena parte de su trabajo se ha centrado en informar acerca de las conferencias de la ONU sobre cambio climático y biodiversidad, y también es autor y coautor de diversos libros sobre medio ambiente. Ha sido uno de los impulsores del Canal Natural, un área específica en la web del diario La Vanguardia en la que presta gran atención a la información sobre conservación de especies de fauna. Recientemente ha publicado Emergencia Climática (Libros de Vanguardia).

“Hablamos de muchísimas áreas: la fauna y la flora, pero también la agricultura, la política, la economía… Todas necesitan un enfoque ambiental”, explica. Considera que su misión es no solo informar, sino también educar, analizar, interpretar e incluso alarmar cuando es necesario. “Quienes nos tachan de alarmistas son los que prefieren la inacción. Pero la alarma no la da el mensajero, nos la están dando los científicos”, afirma. En ese sentido, Cerrillo considera que el instrumento más eficaz para llegar a los lectores es llevar a cabo una divulgación “lo más pedagógica posible”. “Es muy importante cambiar la iconografía del cambio climático, la que ilustra, por ejemplo, la noticia con un oso en el Ártico a la deriva; hay que buscar una imagen que nos acerque a las personas que sufren sus peores consecuencias, y no una que no nos movilice”, explica.

En su trabajo ha abordado la información ambiental, más que como un área temática específica, desde un punto de vista transversal que le ha permitido divulgar los valores culturales asociados a los nuevos paradigmas de desarrollo más respetuoso con la naturaleza. “Cuando hablamos del clima ya no sólo hablamos del aumento de la temperatura, hablamos de causas y soluciones, de las medidas para cambiar el modelo energético. La información ambiental nos remite al anhelo de un cambio social profundo que solucione estos problemas ambientales, que son el elemento que delata nuestro comportamiento con el entorno”.

Sobre la actual situación derivada de la pandemia, omnipresente en los medios de comunicación, destaca que “eso no impide que veamos, como marco de fondo, hasta qué punto las cuestiones ecológicas y la degradación ambiental son el origen, el primer causante de muchos de estos problemas”. También señala que la pandemia ha tenido impactos que conviene analizar. “Hemos visto una reducción de la polución que nos ha hecho ver, en un gran experimento global, cómo es posible reducir el gran foco de contaminación de las ciudades, que son los coches. También hemos tenido ciudades con menos ruido y ha aparecido en el imaginario de todos cómo puede ser una sociedad donde la presencia del ser humano es secundaria”.

Fte.   BBVA
María Eugenia Tapia

Síguenos en Twitter