Secretos para amar a tu gato

Secretos para amar a tu gato

“Sólo le falta hablar”. A veces nuestro gato parece entendernos todo. Pero nosotros cometemos errores involuntarios.


Veamos algunos errores comunes que pueden dañar a tu gato. Algunos de estos desaciertos pueden perturbar o poner en peligro a tu regalón. O estropear la convivencia entre ustedes.

Darle órdenes alzando la voz. Hay que tener cuidado con ruidos y sonidos, pues los del gato son oídos más sensibles. Una voz fuerte de nivel normal entre humanos puede hacer que nuestro gato nos mire con ojos abiertos y cara de temor o inquietud. El uso de aplausos, gritos u otros sonidos para darle órdenes puede tener un efecto adverso: amenazante, intimidante, perturbador.

Tener plantas en casa. Algunas de las plantas que son frecuentes en los hogares pueden resultar tóxicas para tu gato. Es aconsejable que las plantas “extrañas” no estén al alcance de tu gato. Se han visto casos de gatos haciendo arcadas o pasándolo mal después de haber lamido o masticado trozos de plantas o hierbas cuyo efecto desconocemos.   

Estimularle con las manos. Al gato le encanta jugar a simular la caza, pero es importante que no lo haga con partes de nuestro cuerpo (como las manos). El motivo es que luego dará lugar a cierta agresividad difícil de resolver, pues podrá haber aprendido que las manos son objeto para cazar. Podría ver las manos como un humano ve un balón para chutear. El solo verlo motiva a actuar.

Darle leche para beber. Los gatos beben leche materna en su primera infancia, no después. Y beben leche de gata. Una vez que termina el período de lactancia, no necesitan tomar leche. Además, la leche de vaca es muy distinta a la de gata. El gato, por hambre, sed o costumbre podría ingerir leche de otro animal pero es una ingesta ajena a sus reales necesidades.

Agredirle sin querer. Un llamado repentino y fuerte puede sentirse como una agresión que el gato no entenderá.  Tu gato podría interpretarlo como “enojo”. Los expertos en gatos afirman que la experiencia de ser agredido es uno de los problemas de comportamiento gatuno más común. Entender mejor a tu gato te ayudará a responder de manera más efectiva y también más afectiva.

Fte.  Elcomercio
María Eugenia Tapia

Síguenos en Twitter