El mundo de las plantas

El mundo de las plantas

Un recorrido por los casos más extravagantes de plantas en la Tierra.


Unas plantas que llegan a vivir hasta dos mil años, otras que largan un olor insoportable a «carne podrida» y hasta las que «se esconden», cuando las tocan.

Se estima que hay más de 300 mil especies diferentes de plantas registradas en el mundo. Seres vivos indispensables para la supervivencia del ser humano en la Tierra y símbolo de las más diversas conductas de las personas en sus relaciones. Ante un abanico tan grande, hay variedades de las más extrañas. En una zona tropical, se puede llegar a encontrar una planta con un olor a carne podrida tan fuerte, que es imposible estar cerca suyo durante más de cinco minutos. También hay vegetación desértica, que puede llegar a vivir dos mil años con el contacto mínimo con el agua.

La Welwitschiales fue descubierta en 1859 por el botánico austríaco Friedrich Welwitsch. Para algunos es un fósil viviente pues puede llegar a vivir nada menos que 2.000 años. Sus hojas no dejan de crecer durante toda la vida de la planta, aunque nunca superan los 15 metros. Es una de las plantas más comunes en Namibia.

La Wolffia Arrhiza es la planta más pequeña del planeta. Pesa unos 0,5 gramos y su diámetro oscila entre los 8,8 y 13 milímetros. Por eso, una cabeza de alfiler puede llegar a albergar hasta una docena de ellas. Generalmente se encuentra Malasia y Australia y se las utiliza como alimento, ya que un 40% de su compuesto es proteínas, como la soja.

La Amorphophallus Titanium conocida como el Aro Gigante o «flor cadáver», se trata de la planta herbácea más grande del mundo. Un ejemplar suyo puede llegar a medir hasta 2,75 metros. Suele encontrarse en las selvas tropicales de Sumatra. Su apodo se explica debido a que expide un fuerte olor a carne podrida, utilizado para atraer a insectos, que se encargan del intercambio del polen, vital para su reproducción.

La Mimosa púdica o mimosa sensitiva o vergonzosa. Su principal característica es que, al ser tocada, sus hojas se contraen contra el tallo y los tallos menores se dejan vencer por el peso. Prácticamente, es como si se apagara. Todo responde a un mecanismo de defensa contra los depredadores. Es una planta originaria de la América tropical y en inglés se la llegó a llamar «Touch me not» (No me toques).

No cabe duda de que de las plantas podemos aprender mucho.

Fte.   Proyungas
Pablo Aguado

Síguenos en Twitter