Bucear, belleza inolvidable

Bucear, belleza inolvidable

Bucear debería ser una experiencia masiva. Aprendes a querer y admirar la naturaleza.


Bucear es una experiencia de belleza inolvidable. Muy pronto el asombro se transforma en profundo agradecimiento. El mar es fuente de vida y futuro. ¡Gracias Jacques-Yves Cousteau!

Bucear consiste en sumergirse en un mar, lago, río, cuevas o galerías inundadas, bajo placas de hielo o piscina. El objetivo puede ser profesional, recreativo, de investigación, científico o militar. Se desarrolla con o sin ayuda de equipos especiales. Al buceo tradicional (sin aparatos de respiración) habitualmente se le llama buceo, apnea o buceo libre. El buceo en el mar se llama submarinismo, y es el más practicado en todo el mundo.

En el buceo con aparatos de respiración el sistema más utilizado es el de la escafandra autónoma. Es mas conocido como “bucear con tanque” o “bucear con botella”. Este sistema tiene un regulador que se alimenta de una o más botellas de aire comprimido. La tecnología del regulador permite reducir la alta presión de una reserva de aire comprimido a la presión del agua que rodea al buceador. Con regulador el buzo puede respirar con normalidad y con independencia de cables y tubos de suministro de aire desde la superficie.

En 1943 los franceses Jacques-Yves Cousteau y Émile Gagnan fueron los inventores de los reguladores utilizados todavía actualmente en el buceo autónomo (profesional o recreativo). Su mecanismo es sencillo, confiable, ligero y fácil de transportar.

Hoy está naciendo una nueva generación de tecnología para bucear. El modelo Descent Mk2i, a través de la tecnología de sonda SubWave de Garmin, puede monitorear simultáneamente la presión de botellas de hasta cinco tanques. Fiabilidad, funcionalidad y conectividad son los puntos fuertes de estos nuevos dispositivos que incorporan GPS. Agregan funciones especializadas en inmersión y aplicaciones y métricas de buceo para ayudar a los buzos en todas sus expediciones subacuáticas.

Bucear es una experiencia de belleza inolvidable. Muy pronto el asombro se transforma en profundo agradecimiento. El mar es fuente de vida y futuro. ¡Gracias Jacques-Yves Cousteau!

Fte.   Interempresas
Martín Opazo

Síguenos en Twitter