Color blanco peligroso

Color Blanco peligroso

Un león blanco es tan extraño como la única jirafa blanca del planeta, un macho solitario bajo protección en un parque de Kenia.


La única jirafa blanca del planeta es un macho solitario bajo protección. Un dispositivo GPS colocado en uno de los cuernos de la jirafa, emite una alerta cada hora para avisar a los guardabosques su posición. Un raro rasgo genético llamado leucismo les causa el color blanco y hace que el animal destaque entre los demás de su especie. También llama la atención de coleccionistas y  cazadores, y ahí comienza el problema.

Albinismo y leucismo no son lo mismo. Aunque ambos trastornos cromáticos proporcionan un tono blanco a los animales que lo padecen, ni su origen ni su manifestación son iguales. Leucismo es una particularidad genética a través de la cual un gen recesivo proporciona el color blanco al pelo, pero que mantiene intacto el color de los ojos. Por otra parte, el albinismo se debe a la ausencia de melanina dentro de las células pigmentarias del organismo de los animales. Y, por ello, en este caso presentan pelaje o piel blanca y, a su vez, un tono rosado en los ojos.

Dado que para ser albino la única condición a cumplir es la falta de melanina, cualquier ser vivo es susceptible de padecerlo. Hasta la fecha se han reportado casos de albinismo en gorilas, zebras, tortugas, puercoespines, canguros, ranas o pavos reales, entre otros. La mayor parte de estos ejemplares están en riesgo de desparecer por dos razones principales. En primer lugar, hay muy pocos ejemplares debido a que se trata de una anomalía genética o celular. En segundo lugar, son muy cotizados por cazadores furtivos.

Debido a la demanda ilegal en torno a este tipo de especies, una ONG invirtió 70.000 euros en comprar una isla en Indonesia. ¿El objetivo? Garantizar la protección y supervivencia de un orangután albino que, hoy, vive custodiado por decenas de guardias. Una buena fórmula para salvar la integridad de la jirafa blanca y de otros ejemplares como el león blanco de la fotografía.

Fte.   magnet
Martín Opazo

Síguenos en Twitter