Emergencia climática. Los Osos polares están de fiesta!

Emergencia climática.

Los osos polares, los koalas, la ballena azul, el pingüino emperador, las abejas…y tantas otras especies en peligro de extinción, están de fiesta!


El programa de Joe Biden es serio y muy completo, con US$2T de presupuesto para infraestructura y combatir la emergencia climática.

Esta es una de esas raras ocasiones en que “se alinean los planetas”. Ahora, con el triunfo de Biden en EEUU, se alinean para combatir el cambio climático Europa, China y EEUU, por lo que hay altas expectativas. Los ojos están puestos en el próximo COP 26 (United Nations Climate Change Conference) noviembre-2021 en Glasgow, organizado conjuntamente por Reino Unido e Italia. Esta será una plataforma única y enérgica en redoblar los esfuerzos globales de 195 naciones firmantes del Acuerdo de Paris para controlar el cambio climático…¡¡Los osos polares, los koalas, la ballena azul, el pingüino emperador, las abejas…y tantas otras especias en peligro de extinción, están de fiesta!!

Primero está la firme intención de la Unión Europea para ser ‘carbon neutral’ para el 2050, usando el llamado ‘European Green Deal’, como una herramienta eficaz en promover el empleo y recuperación económica generada por la pandemia del Covid 19.  Se suma a lo anterior la reciente e inesperada declaración del presidente de China, comprometiéndose a llevar al país a ser ‘carbón neutral’ para 2060. Esto es de enormes consecuencias, ya que China es el principal emisor neto de gases invernadero, con app un 28% de las emisiones mundiales. Pero indudablemente la noticia positiva más relevante es el reciente resultado de las elecciones presidenciales en EEUU, que probablemente será oficialmente validada en estos días.

El programa de Joe Biden es serio y muy completo con US$2T de presupuesto para infraestructura y combatir la emergencia climática. Suscribirá de nuevo el acuerdo de Paris, comprometiendo a EEUU a ser ‘carbon neutral’ para el 2050. Iniciando así una difícil transición parcial desde combustibles fósiles a energía limpia renovable. El plan incluye cero emisión de carbón en producción de energía eléctrica, estrechas normas de polución a vehículos y empresas, incentivar transporte eléctrico, etc.

Tienen motivos para celebrar los osos polares, aunque en forma moderada, pues el camino será difícil y ellos saben que ‘otra cosa es con guitarra’. Y que las promesas políticas, sobre todo las hechas en periodos electorales, presentan siempre una realidad mucho más modesta en la práctica. 

El mundo y la vida moderna dependen hoy del combustible fósil y la transición parcial a energías limpias renovables será extremadamente difícil. Con la técnica del ‘Fracking’ para extraer petróleo, EEUU ha vuelto a ser independiente energéticamente después de más de 60 años. Habrá por lo tanto mucha resistencia política y de grupos económicos a iniciativas que vayan en detrimento de esta posición. Situación que afecta a amplios sectores geográficos específicos de EEUU.

Encontrará Biden también una fiera oposición en el senado y en grupos económicos al necesario aumento de los impuestos a las empresas. Esto será necesario  (revirtiendo parte de lo hecho por la actual administración) para financiar el programa. Algunos de los cambios se podrían trasladar en alza de precio de insumos a las personas, con un potencial de eventuales protestas masivas. Recordemos que las protestas de los chalecos amarillos en Francia surgió de un aumento leve en el precio de la gasolina; racionalmente motivada por buscar una menor emisión de dióxido de carbono a la atmósfera.

Desde el punto de vista estratégico la situación es aún más compleja. China sigue aumentando su control de una parte importante de la cadena global de abastecimiento en las energías limpias prioritarias de hoy: 80% de las llamadas ‘tierras raras’ (usadas en vehículos eléctricos y turbinas eólicas), 50% del litio, 62% cobalto, etc. El real desafío de Europa y de EEUU será entonces desarrollar su propia cadena de suministro en los insumos claves, para no depender de China. Como consecuencia, lo probable es que veremos un acercamiento en las deterioradas relaciones diplomáticas y acuerdos comerciales entre EEUU y Europa.

La muy necesaria y urgente transición para controlar el cambio climático afectará desproporcionalmente a países, sectores y personas. Por lo que es de anticipar que será un camino difícil y complejo. Pero la reciente elección en EEUU, junto a la intención declarada de Europa y China, son muy buenas noticias para todos nosotros, pues abren esperanzas.  Abren nuevas esperanzas de que el cambio climático pueda ser controlado. Hay buenas razones para que, aunque sea moderadamente, ¡celebren los osos polares!

Darino Bellemo

Síguenos en Twitter