¡Un perrito en Navidad!

Un perrito en Navidad

Será importante que su perrito se rodee de cariño. Usted deberá sacar a caminar a su perro, siempre amarrado y con bolsita para las heces. Así, perro y dueño se ganarán el respeto y cariño de los vecinos. El perro lo entenderá, sentirá el entorno más amable y será más feliz.


Es un hermoso regalo… pero no es un juguete. Un perrito es para toda la vida. Un perrito en Navidad es un hermoso regalo, pero atención. ​La Real Sociedad Canina de España denuncia que la mitad de los perros que se regalan con motivo de las fiestas navideñas terminan abandonados. Esto ocurre debido a la falta de conciencia acerca de la responsabilidad que supone albergar una mascota en su hogar.

“Para toda la vida”. Así se llama la campaña con que la Real Sociedad Canina de España pretende recordar que los perritos crecerán con nosotros y nos acompañarán siempre. Esta campaña nace por la llegada de la Navidad, cuando hay mayor demanda de cachorros, al ser uno de los regalos predilectos de los niños. Un perro es un ser vivo que requiere de cuidados y cariño. No se le puede aparcar en un rincón cuando uno se cansa de él. Hay que quererle y cuidarle en las buenas y en las malas.

Un juguete es para divertirse algunos días, semanas o de vez en cuando. Pero un perro no es un juguete. Es para toda la vida. Hay que evitar la compra o adopción compulsiva de mascotas que se produce especialmente en el mes de diciembre. Y que acaba traduciéndose en una alta tasa de abandonos.

Tener un perro exige un compromiso, no solo afectivo, sino también económico. Implica costos de mantención entre alimentación, veterinario y demás cuidados. Además, es imprescindible asesorarse e informarse bien previamente de las características y carácter del animal para ver si se ajustan a nuestro estilo de vida. El temperamento de ciertas razas sumado al carácter propio de cada mascota hace que sean importantes los metros cuadrados disponibles para estar y pasear.

También es importante que su perrito se rodee de cariño. Usted deberá sacar a caminar a su perro, siempre amarrado y con la bolsita para recoger sus heces. Así, perro y dueño se ganarán el respeto y cariño de los vecinos. El perro lo entenderá, sentirá el entorno cariñoso y será más feliz. All you need is love.

Pablo Aguado

Síguenos en Twitter