La Economía del Frente Amplio

La Economía del Frente Amplio

El movimiento estudiantil de 2011 entregó las primeras señales. Ese mismo año alguien comenzó a difundir la idea de “derrumbe del modelo”.  


El 2011 entregó las primeras señales. En el seno de esa enorme movilización se estaba gestando un grupo que rechazaba la estrategia política de crecimiento con equidad.

Ese mismo año alguien, entusiasmado con los embates que las continuas movilizaciones parecían estar asestando a la institucionalidad vigente, escribió un libro titulado “El derrumbe del modelo”. 

Ese título simbolizaba la posición maximalista de los dirigentes estudiantiles, algunos de los cuales no tardarían en llegar al Parlamento. Su aspiración más preciada sería la asamblea constituyente, no tanto para echar abajo la “Constitución de Pinochet” -su insalvable pecado de origen- como para reemplazar el modelo neoliberal.

Pero el FA, en tanto opción que se quiso apta para disputar el poder en toda la línea, ha eludido sistemáticamente un aspecto central de la política: la creación de riqueza -condición esencial para alcanzar el pleno desarrollo-, y la forma cómo concibe que ésta debe ocurrir en la sociedad. El problema es que no parece haber otra manera de producirla que a través de alguna de las formas del capitalismo moderno, con el que muchos de sus adherentes riñen frontalmente.

No se trata solo de una definición política de primer orden para cualquier partido político, sino que de una cuestión particularmente importante para uno que aspira a establecer derechos sociales cuya satisfacción demanda enormes recursos, que en una economía como la chilena, todavía no plenamente desarrollada, solo pueden generarse con altas tasas de crecimiento.

Ocuparse de la economía es una tarea esencial del quehacer político, en tanto de ello penden decisiones trascendentales que determinan el bienestar de las personas y el desarrollo de los países. No hacerlo es no solo contraproducente, sino que tiene un alto costo político, como ha quedado demostrado en estos días. No basta ser anticapitalista sin abordar la cuestión central de cómo se crea riqueza en una nación que la requerirá en magnitudes relevantes en el futuro que viene.

(Extracto de Carta al Director de La Tercera, de Claudio Hohmann)

Fte.   LT
Arturo Infante

Síguenos en Twitter