Marruecos con tecnología de punta

Marruecos con tecnología de punta

Tiempo atrás el entonces secretario de Defensa Mark Esper, de EEUU,  afirmó que  Marruecos es “…un socio crucial para EE UU sobre una amplia gama de cuestiones de seguridad”.  La referencia fue a la venta de material militar por mil millones de dólares. Además de armar a Marruecos, hay negociaciones para trasladar una base militar estadounidense de Europa al Sahara Occidental.


El último envío a las Fuerzas Armadas Reales marroquíes incluye aviones de vigilancia electrónica Gulstream G550, drones MQ-9B, MIM-104 Patriot, misiles Hellfire, bombas guiadas por láser Paveway y kits de munición JDAM.  La familia real alauí ya dispone de un jet privado Gulfstream para el transporte VIP, el modelo G650. Fue un regalo al heredero Moulay Hassan en 2018 por un coste de 57 millones de euros. Es capaz de alcanzar los 1.100 kilómetros por hora y de volar 13.000 kilómetros sin escalas con 12 personas a bordo, y cuenta con un sistema antimisiles israelí. Los cuatro pendientes de recibir ahora embarcarán sistemas de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) también de procedencia israelí.

Los drones MQ-9 son las aeronaves no tripuladas más grandes del mundo con una potencia que permite superar 15 veces más cargamento que modelos anteriores. Y con una velocidad de crucero tres veces mayor. Estos drones fueron creados por la empresa estadounidense General Atomics para el uso de las fuerzas aéreas estadounidense, británica, italiana y española. Y ahora fortalecerán el papel de Marruecos como fuerza regional en el Mediterráneo y el norte de África.

Por su parte, el sistema de misiles tierra-aire de largo alcance MIM-104 Patriot se hizo popular tras la Guerra del Golfo, donde se usó masivamente. Cada batería del modelo PAC 3 se compone de seis vehículos-lanzadores capaces de transportar 16 misiles cada uno.  El envío de armamento del Departamento de Defensa de EEUU a Marruecos también incluye munición guiada de precisión lanzada desde el aire: misiles Hellfire, y kits Paveway y JDAM.

Actualmente, tanto militares como diplomáticos ya anuncian negociaciones avanzadas entre Washington y Rabat para la apertura de una rama importante del Comando Central de EEUU en el Sahara Occidental y una base militar bajo el ejército de EEUU en Europa y África. Asimismo, una entidad israelí se comprometió a ayudar a Marruecos, militarmente y en inteligencia. Ese trío Washington-Rabat-Tel Aviv implica la dotación de los F35, que pasa por el visto bueno de Israel, y los KC135, aviones cisternas para dar apoyo a estos cazas de ataque, los más modernos del mundo que son capaces de evitar los radares.

Fte.   Elespañol
Arturo Infante

Síguenos en Twitter