Perro Policía

Perros Policías

Su instinto y olfato son una excelente herramienta para el ataque a delincuentes o vándalos. Y para detectar narcóticos, explosivos, heridos víctimas de derrumbes,  niños extraviados, etc. El perro policía se ha ido ganando el respeto y cariño de la población.


Para “egresar” de la carrera de perro policial, éstos deben pasar por un riguroso entrenamiento. Las razas utilizadas dependen, en gran medida, de lo que vayan a desempeñar en el terreno. Y regularmente el perro se especializa en una sola área de acción, para que pueda perfeccionar las técnicas. Las razas más utilizadas como perros policías son: pastor alemán, doberman y rottweiler. Para aquellas funciones que no impliquen ataque, como detección de sustancias, también se emplean golden retriever, labrador o pastor belga. En una forma más creativa, algunos perros callejeros también son adoptados y convertidos en agentes policiales de apoyo secundario a la comunidad.

En la actualidad, el uso de los perros policías está principalmente ligado a la detección de sustancias ilícitas. Distintos países tienen brigadas caninas dedicadas a diversas funciones: detección de narcóticos, dinero oculto, frutos, explosivos, tabaco; intervención en situaciones de rehenes para proteger la vida de los cautivos, búsqueda de delincuentes y salvamento en catástrofes. Por ejemplo, cuando ocurre el colapso de edificaciones, los perros especializados son imbatibles en la ubicación de personas atrapadas. Por eso cada día se ha perfeccionado el entrenamiento de estos nobles y útiles animales.

Los perros policías son entrenados desde que son cachorros. Los adiestradores hacen un chequeo de las condiciones del perro y tiene que cumplir con unos requisitos fundamentales, uno de ellos es obedecer órdenes. En el desempeño de sus funciones trabajará con un guía, un oficial encargado del animal, con el que estará codo a codo, hasta formar equipo.

Cuando a un perro le gusta jugar y estar activo es una promesa potencial para ser entrenado en labores de seguridad. Y además de ser despierto, el animal tiene que tener una buena relación entre tamaño y peso, los ejemplares robustos son preferidos porque imponen autoridad. El entrenamiento de perro policía se lleva a cabo en instalaciones especiales donde tienen todo lo que necesitan: dormitorios, alimentación, gimnasios especializados. Y espacio libre para correr y ejercitarse, antes de salir a trabajar.

Fte.   Paradais
Arturo Infante

Síguenos en Twitter