Música o Deporte

Música o Deporte

¿Música o deporte? “La vida de un músico es mucho más sencilla: uno puede emborracharse y tocar, pero no puedes hacer eso y jugar a la pelota. Por eso elegí la música” (Rod Stewart).


¿El deporte o la música?  Algunos personajes de gran potencial en ambos mundos  tuvieron que decidir. A otros la vida les dio un empujón y decidió por ellos.

El exfutbolista Pelé –uno de los mejores jugadores de todos los tiempos- debutó como cantante en 1969 con Perdão não tem. En 2006, EMI editó Ginga, un álbum en el que O Rei dio rienda suelta a sus aptitudes artísticas. Como homenaje a los Juegos de Río editó “Esperança”.

German “mono” Burgos fue arquero de River Plate y también del Atlético de Madrid, entre otros equipos. Editó dos discos con su banda Simpatía y otros dos con la formación The Garb.

Julio Iglesias fue arquero en las categorías inferiores del Real Madrid hasta que tuvo un accidente que le imposibilitó caminar durante dos años. Entonces comenzó a desarrollar una carrera estelar en el mundo de la música.

Oscar de la Hoya aprovechó su fama de boxeador para grabar un álbum con su propio nombre, durante los primeros meses del año 2000. Y dio un golpe. Fue nominado al Grammy como mejor disco de pop latino, aunque no se llevó la estatuilla.

Shaquille O’Neal (2,16 de estatura y 147 kg), megaestrella de la NBA durante años, editó varios discos: Respect, Shaq-Fu, Shaq Diesel y You Can’t Stop The Reign, además otros grandes éxitos.

Bruce Dickinson. Desde la tierna infancia, el líder de Iron Maiden se dedicó a la esgrima. Dejó de competir en torneos cuando tenía 23 años. Para ese momento estaba rankeado en el puesto número 7 en Gran Bretaña. En 2013, participó de una exhibición contra el medallista olímpico noruego Bartosz Piasecki. 

Rod Stewart, quien intentó seguir el mandato familiar de dedicarse al fútbol, lo resumió así: “La vida de un músico es mucho más sencilla: uno puede emborracharse y tocar, pero no puedes hacer eso y jugar a la pelota. Por eso elegí la música” (Rod Stewart).

Arturo Infante

Síguenos en Twitter