Hipatia, mujer inmortal

Hipatia, mujer inmortal

Femenina, bella, sabia, filósofa, matemática, educadora. A Hipatia (Alejandría, Egipto, 360-415) la despellejó viva una turba de fanáticos religiosos que predicaban cuchillo en mano. La película Agora (2009) revela su fascinante historia.


Hipatia se adelantó miles de años a la emancipación de la mujer. Estudió e inventó un nuevo y más eficiente método para hacer divisiones largas. Ella también se involucró en la creación del astrolabio, una especie de calculadora astronómica que se usó hasta el siglo XIX. Participó del desarrollo del hidroscopio, un aparato para medir líquidos. Hipatia fue consultada para los diseños conceptuales y prácticos de estos y otros inventos tecnológicos. Ella era un referente académico.

Profesaba la filosofía del neoplatonismo, que sostiene que el universo es una unidad perfecta, incognoscible e infinita. Hipatia enseñaba estas ideas filosóficas con énfasis en lo científico y en la reflexión. Lo suyo no eran los dogmas. Lo de ella eran las preguntas.

Alejandría en esa época era un lugar donde convivían paganos, judíos y cristianos. La lucha por la hegemonía religiosa se desató y escaló a violencia callejera. Corrieron rumores de que ella era una mala influencia para el gobernador. Y se le hizo responsable de que él no se convirtiera en un cristiano verdadero.

El asesinato se ejecutó en el marco de la hostilidad cristiana contra el declinante paganismo. Varias fuentes posteriores coincidieron en acusar al patriarca Cirilo como autor intelectual del crimen contra Hipatia. Ella fue una mujer que pagó con su vida la culpa de estudiar y difundir el conocimiento.

Su carácter científico y fidelidad al paganismo ante el auge del catolicismo como nueva religión oficial del Estado romano son motivos de admiración. Su muerte a manos de cristianos fanáticos le confirieron gran fama en círculos universitarios y académicos alrededor del mundo, hasta hoy.

Hipatia se convirtió en objeto de culto como “mártir de la ciencia”.

Fte.  BBC
Gabriel Gálvez Lara
Abogado.

Síguenos en Twitter