Guerrilleros del Twitter

Guerrilleros del Twitter

Algunos políticos nos arengan en forma brava por Twitter pero ellos no van. Prefieren ver la violencia y el vandalismo por TV.


Desde Twitter algunos políticos nos incitan a manifestarnos en las calles. Pero ellos mismos no van a la manifestación. Prefieren verla en pantalla. Cuando la gente les reconoció en la calle les gritó “¡fueeeraaa…!” Los supuestos representantes, huyeron trotando para alejarse de la molestia de los supuestos representados. Es cierto que no toda la gente les increpó. Es más cierto aún que la gran mayoría les vio correr y no les defendió. Ni les defenderá.

Estos guerrilleros de Twitter son vociferantes y encienden con sus palabras. Siempre dispuestos desde su celular-trinchera, premunidos de un buen salario público mensual. Hundidos en el pensamiento en blanco y negro impulsan decisiones económicas 100% ideológicas, sin estudio de respaldo.

Se imponen los que hacen el show más llamativo. A veces entretiene verlos, aunque la comedia que hacen es más parecida a rutina de Los Tres Chiflados que a Les Luthiers. Con mucha más forma que ideas y contenidos.

A estos políticos les sobra violencia verbal. Pero se cuidan mucho de caminar junto a la gente. Perdieron conexión con la realidad. ¿Hace cuánto tiempo que usted no ve un político por su barrio?  Están parapetados detrás de su celular, disparándose tweets entre ellos. Exigiendo acusaciones constitucionales o pidiendo le corten la cabeza a alguien. Aman la guillotina que separa la cabeza del cuerpo. Y son insaciables porque en la lucha del bien (ellos) contra el mal (los que no piensan como ellos) todo está permitido. El sueño más maravilloso para algunos sería ver rodar la cabeza del Presidente de la República. Les da igual que haya sido electo por la mayoría votante de un país democrático.

Si un día se atreven a ir a una manifestación, esconden su banderita de partido. Y esconden su chapita, su gorro, su pañuelo y su polera de militante. En la calle disfrazan su identidad. No gritan las consignas de militante “para no provocar a la gente”.  Saben muy bien que el 95% de la población les cree poco, poquito, casi nada.

Estos políticos se atrincheraron en Twitter. Teclean su celular con bravura. Pero ellos no van a la manifestación. Prefieren ver la violencia y el vandalismo por TV. Así es mucho mas seguro y se ve mejor el fuego y los incendios.

Los guerrilleros del Twitter llevan una vida alimentada por el dinero de los contribuyentes. Segura, próspera y en colores. Pero nos hablan en blanco y negro para hacernos pensar en blanco y negro. El mayor éxito de los  guerrilleros del Twitter sería que la epidemia mental de pensar en blanco y negro nos contagie a todos.

Claudio Palma
Sociólogo, autor de:
“La Maldad de los Buenos, sociología de la epidemia mental de pensar en blanco y negro, RIL 2019”
Libro disponible aquí

Síguenos en Twitter