De Yugoslavia a Kosovo

Kosovo

Kosovo (11 mil km2.  Pob. 1,8 millones) es un Estado con población principalmente albanesa. Es una provincia desprendida de la antigua Serbia (hoy con 88 mil km2. Pob. 7 millones).


Yugoslavia fue un Estado socialista federativo y multicultural desde 1945 hasta 1980. El mariscal Tito, político y militar, fue su jefe de Estado por casi 30 años. A su muerte (1980) se desató un auge de movimientos nacionalistas, agravado por la aguda crisis económica de una gestión estatal  de las seis repúblicas: Eslovenia, Croacia, Bosnia, Serbia, Montenegro y Macedonia.

En la década de 1980 la mayoría albanesa de la entonces provincia serbia de Kosovo intensificó sus exigencias por obtener el estatus de república. Las tensiones étnicas entre serbios y albaneses degeneraron en violencia e influyeron en el colapso desintegrador de la antigua Yugoslavia.

Hacia 1998 la violencia étnica en Kosovo se hizo incontenible. Asesinatos y deportaciones masivas de civiles en ambos bandos pusieron a Kosovo en el punto de mira de la opinión pública. En 1999, la OTAN realizó un bloqueo económico y una campaña de bombardeos aéreos sobre Serbia para poner fin a la Guerra de Kosovo. Pero para albanokosovares y serbios quedan muchos asuntos pendientes. Hay historias dramáticas, heridos y ausentes en muchos restos de hogares.

Este drama no es nuevo. Kosovo es un antiguo escenario de constantes tensiones producto de que en ella conviven dos grupos étnicos históricamente antagónicos: serbios y albaneses. El odio se remonta al siglo XIII, cuando los turcos derrotaron a los serbios y los desplazaron hacia el norte e islamizaron la región. El control del área lo dejaron en manos de los albaneses. Desde entonces los serbios consideran Kosovo como el lugar donde se forjó y fundó, desde la derrota, su conciencia nacional. Pero la mayoría de los kosovares eran y son albaneses.

Este es un caso de coexistencia de historias fundacionales de dos etnias antagónicas en un mismo terruño. Eso es Kosovo, y todo comenzó 700 años atrás. Hoy son tiempos de cuidar la paz y robustecer valores y conductas de tolerancia y cooperación entre siete países muy jóvenes.  

Fte.  web
Martín Opazo

Síguenos en Twitter