Tu perro te está hablando

Tu perro te está hablando

Tu perro está especialmente dotado de facultades para comunicarse de distintas formas. Así lo hace y así lo hará, esperando tu reacción adecuada y oportuna.  ¿Comprendes a tu perro?


Una de las características de tu perro, es su destreza a la hora de aprender casi todo lo que quieras enseñarle. Por eso se dice que es uno de los animales más inteligentes. Por otro lado, es de destacar su alto grado de socialización con sus congéneres y también con las personas. No obstante, si viven en manadas o grupos destacará el más fuerte ya que su rol social es jerarquizado. El perro es muy respetuoso de las jerarquías. Es socialmente integrado.

Los perros se comunican de muy diversas maneras. Los rastros de orinas a modo de marcaje, se tratan de una comunicación olorosa para defender su territorio o anunciar que es su espacio. También utilizan vocalizaciones, ladridos, gruñidos y aullidos en forma individual o colectiva.

Los gestos con el cuerpo también indican mensajes que transmiten intenciones o señales. Por ejemplo, si mueven la cola reiteradamente sabemos que está alegre. Si la mantiene hacia abajo y metida entre las patas indica un estado de miedo o temor. A veces cuando no entienden…lloran.

La postura corporal es muy relevante a modo de comunicación. Si tu perro inclina su parte delantera hacia el suelo, mueve la cola y te mira fijamente te está retando al juego. Quiere que entres a un juego en su mente o que se te ocurra algo entretenido. Pero si tu perro está con el manto erizado entonces está en situación de alerta y predispuesto al ataque para protegerse o protegerte. En definitiva, existen un conjunto de señales cuyos significados debes entender pues te ayudarán a entablar una mejor comunicación con tu perro.

Otra característica de tu perro es su buena facultad para visualizar objetos en movimiento. Está realmente muy bien dotado para ver cambios rápidos de objetos en el espacio. Por eso es un buen compañero de juegos. Su buena estructura ósea y muscular le permite desplazarse con velocidad. Y su corazón, al igual que el tuyo, está formado por cuatro cámaras, dos aurículas y dos ventrículos. Así, cuando tu perro y tú juegan, sus corazones laten con intensidad proporcional.

Fte.   Paradais
Arturo Infante

Síguenos en Twitter